Iñaki Relanzón: “Una fotografía debe transmitir, no ser técnicamente perfecta”

Iñaki Relanzón (Barcelona 1972), es uno de los más reconocidos fotógrafos de naturaleza de nuestro país. Dos décadas dedicadas a la fotografía de naturaleza y fotografías publicadas en National Geographic, The New York Times o Audubon Magazine entre otros, forman parte de su trayectoria. Además ha publicado varios libros entre los que se encuentra su último trabajo “Ordesa, las montañas de Celia”. Podéis conocer más sobre el trabajo de Iñaki a través de su página Web.

¿Cuáles fueron tus primeros pasos en fotografía?

Empecé fotografiando cuevas y grutas subterráneas a los 15 años, ya que practicaba espeleología de alto nivel. Pocos fotógrafos se adentraban en aquel mundo de oscuridad, así que allí encontré una brecha en la que realizar fotografías muy distintas.

Ahora eres un referente mundial en fotografía de naturaleza pero en un principio ¿Cómo conseguías financiar tus viajes y proyectos?

Al principio trabajaba en cualquier cosa que me permitiera pagar unos cursos de fotografía y un billete de avión. En mis primeros años, cuando apenas llegaba a los 20, trabajaba durante el invierno y me iba de viaje uno o dos meses durante el verano.

¿Cuál fue tu primera publicación en un medio importante? ¿Cómo lo conseguiste?

Después de unos primeros viajes menos ambiciosos y largos, decidí ir a Islandia durante tres meses con mi propio coche, cruzando Europa y tomando un barco desde Dinamarca hasta la isla. Ahora Islandia es muy popular y muy visitada por fotógrafos, pero entonces no la conocía casi nadie. De ahí salió mi segundo libro.

¿Y la fotografía que más te ha costado conseguir?

Multitud de ellas. Tal vez la del mochuelo pirenaico entrando al nido en vuelo de noche, ya que es un animal esquivo y muy escaso.

IRR_20090627_030

Foto: Iñaki Relanzón

¿La pasión por la naturaleza te llevó a practicar la fotografía o viceversa?

En mi caso vinieron las dos pasiones a la vez. Fui muy influenciado por Félix Rodríguez de la Fuente .

Antes de fotografiar supongo que deberás conocer perfectamente los entornos en los que te desenvuelves. Desde que llegas a un lugar hasta que terminas el reportaje ¿Cuál es el proceso de trabajo?

Paso mucho tiempo localizando, caminando, recorriendo y esperando. Me empapo del lugar. Hay situaciones en las que, nada más llegar, consigues una fotografía inolvidable, pero en otras ocasiones tienes que regresar muchas veces hasta conseguir las condiciones deseadas.

En ocasiones tanto en fotografía de naturaleza como en otros tipos de fotografía, tendemos a pensar que para lograr buenos resultados debemos hacer grandes viajes. ¿Crees que pueden conseguirse buenos trabajos cerca de casa?

Sí, por supuesto. Hay grandes fotógrafos que han hecho memorables trabajos cerca de casa. Por ejemplo, Ricardo Vila con fauna rural, o Sandra Bartocha con flores. Hay muchos otros ejemplos, tenemos cerca buenos espacios naturales, como los Pirineos.

¿Qué destacarías como lo mejor y lo menos agradecido de la fotografía de naturaleza?

Lo mejor es el contacto con la naturaleza. No tiene sentido dedicarse a esta actividad si no disfrutas del contacto con ella, de caminar, del frio… Lo peor es, tal vez el tiempo perdido en transitos, en llegar a determinados lugares, el mucho tiempo que debes invertir para conseguir buenas fotos, etc.

Una de las máximas de la fotografía de naturaleza es la de tratar de intervenir lo menos posible en el entorno, sin embargo ¿Crees que la fotografía se puede convertir en una herramienta para denunciar las agresiones a la naturaleza y a su vez para concienciarnos sobre la importancia de conservarla?

Ya lo es. Sin duda. De hecho, en los últimos años estoy basando mis proyectos y mis imágenes en un concepto conocido como “fotografía y conservación”. En el mundo anglosajón este concepto ya es conocido desde hace un par de décadas, aquí es mucho más nuevo.

¿Estas especialmente orgulloso de alguna fotografía o reportaje?

Creo que mi trabajo en Madagascar, al que he dedicado varios años, es una de mis banderas.

Foto: Iñaki Relanzón

Por tu trabajo has recorrido gran parte del mundo en busca de espacios naturales. ¿Cuál crees que es el estado actual del entorno natural? ¿Has notado cambios desde que empezaste a fotografiarlo?

He notado un creciente interés por parte del turismo natural. Zonas que antes apenas eran visitadas, ahora están masificadas y precisan de regulación. Es un concepto complejo, ya que el turismo natural es uno de los principales argumentos para crear áreas protegidas en lugar de explotarlas y destruirlas, pero hay que buscar el equilibrio perfecto.

¿Cuál es el principal consejo que le darías a alguien que se quiere iniciar en la fotografía de naturaleza?

Que dedique muchas horas. Que no quiera correr. Las redes sociales han multiplicado exponencialmente el acceso a las técnicas. Muchísima gente crea su propia página de fotógrafo en Facebook, en ocasiones sin apenas haber trabajado antes un estilo y una técnica. En el 99% de los casos, cuando veo la primera imagen de álbum, ya lo cierro. Eso es muy contraproducente. Todos deberíamos ser más modestos, y disfrutar más de la fotografía antes de lanzarnos a “querer ser fotógrafos”. Pueden pasar años; pero es un tiempo necesario de aprendizaje y maduración.

¿Qué necesita una fotografía para destacar del resto?

Transmitir, expresar. Para mi no es necesario que sea técnicamente perfecta. De hecho, en la red hay miles de aburridísimas fotos que son técnicamente perfectas.

Combinas tu trabajo como fotógrafo con la impartición de diversos talleres, conferencias, una serie titulada “Making off” en Youtube. ¿Cómo empezó esta faceta docente?

Como fotógrafo , soy comunicador. De hecho, cada vez más, me identifico con el fotoperiodismo. Por lo tanto, la esencia de mi trabajo consiste en contar cosas. A pesar de ser en esencia fotógrafo, si puedo ayudarme a comunicar escribiendo o hablando, lo haré.

¿Por qué acudiste al micromezenazgo para editar tu último libro “ORDESA, las montañas de Celia”?

Ha sido una nueva y estimulante fórmula para publicar éste, mi sexto libro. Más de 400 personas han participado en el proceso y me he sentido muy acompañado, no sólo en el tema económico, si no en cuánto a complicidad. Por ejemplo, la contraportada del libro la escogimos entre todos.

Para quien no lo sepa, ¿puedes explicarnos quién fue Celia?

Celia fue un personaje real que se convirtió en un icono de la conservación de las especies en España. Si cuento más, se rompe el misterio. Pero es fácil desvelarlo. En mi canal de youtube hay un video titulado “¿Quién fue Celia?”. Y por supuesto, el libro también  desvela el misterio; se puede adquirir en mi web.

¿En qué proyectos estás trabajando actualmente?

Mi nuevo proyecto, en el que trabajo con otros dos fotógrafos, se llama “The Living Med”. Es un proyecto que trata sobre la biodiversidad y riqueza de la región mediterránea (no sólo el mar) y que nos llevará durante los próximos años a más de 20 países.

Carlos Suárez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s