1

Pasillo al perdedor

Existe una costumbre en la tradición futbolística en la que, el equipo que se hace con el título de liga antes de que el campeonato finalice, es homenajeado por el siguiente conjunto al que se enfrenta. Este homenaje consiste en la realización de un pasillo a la entrada del campo de juego a través del cual, pasa el equipo vencedor entre los aplausos de su contrario. Tanto es el respeto a esta tradición futbolera, que este año hemos visto como el RCD Español recibía entre aplausos en su propio estadio a su eterno rival y vencedor del título, el FC Barcelona.

Ayer, el colectivo Mitjans en lluita (Medios en lucha), formado por trabajadores y trabajadoras del sector de los medios de comunicación, llevó a cabo una acción simbólica en el Parlament de Catalunya para denunciar los recortes en medios públicos así como “la complicidad del Govern con los recortes a los medios privados”. Enfundados en sus camisetas naranjas y formando un pasillo a la entrada del Palau de la Generalitat, decidieron esperar a los consellers para hacerles llegar sus protestas al grito de “sin información no hay libertad”.

Sin embargo, el pasillo no pudo lograr su fin último de homenaje al vencedor, y es que en este caso no se homenajeaba al equipo vencedor sino al perdedor. Porque el equipo que resulta vencedor de la competición pasa por el pasillo con la cabeza alta, dando la mano con deportividad al contrario, valorando su gesto. Ayer no fue el caso. Porque al contrario que el equipo vencedor, el perdedor tiende a esconderse, a bajar la cabeza, obviar el pasillo o entrar por la puerta de atrás.

Cuando nuestro presidente del Gobierno se dirige a la ciudadanía a través de un plasma, me hace recordar antiguas películas futuristas en las que el “líder” se dirige a sus súbditos a través de una gran pantalla desde donde los somete. Y es que en una época en la que se suponen más medios que nunca para facilitar el acceso de nuestros gobernantes a la ciudadanía, el hermetismo ante los ciudadanos es cada vez mayor. La vergüenza y el silencio se han apoderado de lo que debería ser la transparencia y el diálogo.

Tal vez deban nuestros políticos acostumbrarse entonces a esta nueva modalidad de pasillo, escrache o como quieran llamarlo y aprender a caminar con la cabeza baja y el paso rápido.

Carlos Suárez

Imagen

Foto: Carlos Suárez @Carlos_Suarez_G

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s